Publicado: 28 de Noviembre de 2019

El linfedema post-mastectomía se produce debido a la extirpación de ganglios linfáticos afectados tras el cáncer de mama.
Al desaparecer una cantidad de ganglios (no es importante el número ya que cada persona no tiene la misma cantidad que otra) se acumula líquido intersticial en el brazo del mismo lado de la intervención, provocando un aumento de su tamaño. 
Es un trastorno y progresivo pero su tratamiento precoz es fundamental para tenerlo controlado.
El linfedema puede aparecer inmediatamente tras la mastectomía o años después.
Por ello el tratamiento mediante fisioterapia es muy importante para mejorar la evolución y la calidad de vida.