Publicado: 5 de Diciembre de 2019

En fisioterapia se utiliza especialmente para reducir el dolor o mejorar la inflamación en músculos profundos.
Se emplea con intensidades más potentes y frecuencias altas, alrededor de los 1-3 MHz. 
Su uso es analgésico, de regeneración, antiinflamatorio, y su onda de rebote recoge hasta un 100 % el hueso.
La absorción máxima en tejidos blandos oscila en el rango de 2 a 5 cm, y la intensidad decrece cuando las ondas penetran más profundamente. 
Se absorben primariamente por el tejido conectivo: ligamentos, tendones, fascia y tejido de cicatrización.
Cefirem, tu centro de fisioterapia para el tratamiento del dolor