Publicado: 25 de Septiembre de 2019

¿Qué es una luxación?
Se produce cuando un hueso se sale de la articulación y, por lo tanto, se produce una dislocación. 

Generalmente se debe a un traumatismo, un golpe o una caída accidental. 


La luxación de hombro es bastante común cuando practicamos deportes de contacto, como el fútbol o el baloncesto, o cuando vamos a la nieve a esquiar o hacer snowboard.

La luxación de rótula, además de producirse por traumatismos, es bastante común en personas con los pies planos o cuando la parte del cuádriceps que sujeta este hueso tiene poca fuerza. 

La luxación de cadera se produce, a menudo, por caídas, sobre todo en el caso de las personas de edad avanzada.


Dependiendo de la gravedad de la luxación y de la inestabilidad que presente el hueso, el traumatólogo decidirá si es suficiente con inmovilizar la zona afectada o es necesaria una operación quirúrgica. En ambos casos, la fisioterapia será útil para tratar la lesión.

Las diferentes técnicas fisioterapéuticas para el tratamiento de la luxación tienen una cuádruple misión: 

  • Ayudar en la consolidación del hueso y el músculo.
  • Tratar todos los tejidos blandos que se vean afectados.
  •  Prevenir posibles complicaciones y recaídas.
  • Conseguir la reducción de los efectos negativos de la inmovilización