Publicado: 4 de Septiembre de 2019

La tendinitis rotuliana, también conocida como “rodilla de saltadorr”, es muy común en atletas cuyos deportes incluyen saltos frecuentes, como el baloncesto y el voleibol.
Sin embargo, las personas que no practican deportes de salto pueden sufrir esta patología. 
El dolor es el primer síntoma de la tendinitis rotuliana, habitualmente en el tendón que conecta la rótula con la tibia. 
Al comienzo, tal vez solo sientas dolor en la rodilla cuando empiezas a hacer actividad física o después de realizar ejercicio intenso. 
Con el tiempo, el dolor empeora y comienza a interferir en la práctica del deporte. A la larga, el dolor interfiere en los movimientos diarios, como subir escaleras o levantarse de una silla
Consúltanos. en Cefirem estamos especializados en el tratamiento de la tendinitis rotuliana