Publicado: 30 de Agosto de 2019

Hemos de saber cómo debemos cuidar nuestros tobillos y cómo debemos actuar en caso de esguince. 
Son muchos los corredores que padecen esguinces mientras corren. 
Tras varias torceduras, el tobillo se vuelve más inestable, por lo que lo usual es recomendar al paciente a realizar ejercicios propioceptivos. La propiocepción sirve para que el cuerpo detecte en todo momento nuestra posición y que sea capaz de adaptarse a cualquier movimiento de forma instantánea.
Las tobilleras van bien en la reincorporación al deporte después de una lesión de tobillo porque estabilizan ligeramente el tobillo y dan seguridad al deportista. Pero, a pesar de ello, su uso abusivo, sin tener problemas de tobillo, resta la capacidad propioceptiva del tobillo, es decir, afecta a la capacidad de adaptación del pie para realizar diferentes movimientos, con lo cual, aumentan las probabilidades de un esguince.
Como conclusión, podemos decir que, realizar ejercicios propioceptivos mejora el estado de nuestras articulaciones y evita futuros esguinces.