Publicado: 14 de Junio de 2019

El sobrepeso y la obesidad producen un efecto negativo en las articulaciones que soportan el peso corporal, ya que dichas articulaciones tienen una resistencia límite a las cargas. 
Además, el paciente obeso debido al déficit de actividad física presenta una disminución del tono muscular acompañada de una baja resistencia y poca flexibilidad.
En diversos estudios se demuestra que existe una relación directa entre el dolor y la obesidad y que al reducir de peso corporal el dolor disminuye.