Publicado: 11 de Mayo de 2018

¿Qué es la punción seca?

La punción seca es una técnica semi-invasiva que utiliza agujas de acupuntura para el tratamiento del síndrome de dolor miofascial, síndrome producido por los puntos gatillo. Es semi-invasiva, ya que las agujas penetran la piel, presionando y descontracturando el punto gatillo para desactivarlo y así disminuir el dolor que éstos producen.



¿Cuáles son los principios de la punción seca? 

Como ya dijimos, la punción seca utiliza una aguja de acupuntura directamente sobre el punto gatillo. Es importante destacar que no se le infiltra ningún tipo de sustancia.

Lo esencial es ubicar el punto gatillo. Cualquier estimulación mecánica como la compresión, contracción o el estiramiento de un músculo que provoque dolor referido sugiere la presencia de un punto gatillo irritable.

La aguja, una vez ubicada en el punto gatillo, puede considerarse una herramienta palpatoria de prolongación de los dedos del fisioterapeuta gracias al denominado efecto “varilla”: la aguja entra y sale del punto gatillo, y con la misma aguja se aprecian los cambios en la resistencia y contractura de los tejidos atravesados por la aguja, e incluso sentir si la aguja ha acertado o no en la ubicación del mismo.

Diversas investigaciones apoyan que la punción seca mejora el control del dolor, reduce la tensión muscular, normaliza la disfunción bioquímica y eléctrica de las placas motoras, y facilita la rehabilitación activa. ​

Conclusiones.

Por lo tanto, una variedad de problemas o disfunciones musculoesqueléticas, incluyendo las lesiones agudas, crónicas, dolores de cabeza, de cuello / dolor de espalda, tendinitis, espasmos musculares, "ciática", dolor de cadera / rodilla, distensiones musculares, fibromialgia, "codo de tenista / del golfista", lesiones por uso excesivo, y otros, pueden recuperarse en poco tiempo si el fisioterapeuta aplica la punción seca.