Publicado: 10 de Septiembre de 2018

A menudo los pacientes nos preguntan: ¿Qué es mejor que me ponga: frío o calor? ¿Me viene bien la manta eléctrica? ¿Me puedo poner una bolsa de hielo? La aplicación de termoterapia (calor) o crioterapia (frío) no constituyen por sí solos un tratamiento, pero si son de gran ayuda como complemento terapéutico, ya que además los pacientes se lo pueden aplicar ellos mismos en casa. La única condición para aplicarlo es saber en qué caso poner frío o poner calor.


Efectos de la aplicación de calor: termoterapia

La termoterapia consiste en la aplicación de calor con fines terapéuticos. Los efectos fisiológicos de la termoterapia son:

  • Efectos en el aparato circulatorio

En los capilares (vasos sanguíneos), se genera una vasodilatación; es decir, aumentan su diámetro, por lo que la circulación del flujo sanguíneo se hace más efectiva. Con la mejora de la circulación mejora también el metabolismo, por lo que se mejoran las defensas del organismo (por el aumento del número de células) y se produce un efecto analgésico (reducción del dolor). 

Esta propiedad hará que el calor sea efectivo en patologías crónicas, donde existe un déficit vascular y un problema en el metabolismo.

  • Efectos en el aparato neuromuscular

Cuando la aplicación es prolongada tiene un efecto sedante y analgésico. Es por ello que se usará en patologías crónicas (con la condición de que no esté presente ninguna inflamaciónque cursen con dolor.

  • Aparato digestivo

El calor actúa como laxante, ya que aumenta el peristaltismo (movimientos del estómago) y con ello se mejora la digestión.


Indicaciones para el uso del calor

Como indicación principal, emplearemos la termoterapia en aquellas patologías que están “frías” por así decirlo, en las que queremos un aumento de la temperatura; como son problemas crónicoslesiones musculares prolongadas en el tiempodolor muscular de aparición tardía (agujetas) cuando ha pasado la fase inflamatoria o tendinitis crónicas. 

También utilizaremos el calor para antes de realizar cualquier actividad, de modo que podamos preparar los tejidos, haciéndolos más flexibles y así prevenir lesiones.


Contraindicaciones para el uso del calor: ¿cuándo no puedo usar calor?

No es permitida la aplicación de calor en procesos inflamatorios agudos, en cardiopatías o en pacientes con alteración de la sensibilidad.



Efectos de la aplicación de frío: crioterapia

Se denomina crioterapia a la aplicación de frío con fines terapéuticos. Los efectos fisiológicos de la crioterapia son:

  • Efectos en el aparato circulatorio

El frío por supuesto disminuye la temperatura, y produce el efecto contrario al calor en los capilares: se estrechan disminuyendo su diámetro. Esto disminuye la presión arterial, la frecuencia cardíaca y el metabolismo (de gran utilidad en patologías que cursen con un proceso inflamatorio agudo).

  • Sistema muscular

Cuando la aplicación del frío es prolongada, tiene un efecto analgésico, ya que disminuye el tono muscular y mejora la espasticidad. 


Indicaciones para el uso del frío

La aplicación de frío está indicada en procesos inflamatorios agudos, como puede ser un esguince de tobillo, roturas musculares o tendinitis dentro de los primeros 3 días (se usa el hielo fundamentalmente para controlar el edema y para lograr los efectos analgésicos y antiinflamatorios). También se emplea en caso de traumatismos o contusiones.


Contraindicaciones para el uso del frío: ¿cuándo no puedo usar frío?

El frío no se debe utilizar en pacientes con problemas arteriales, o en aquellos casos que haya riesgo de un descenso brusco de la temperatura del paciente.



Aplicación de frio y calor de manera simultáneamente: baños de contraste

Los baños de contraste (es decir, baños de agua fría y caliente) son de gran utilidad cuando queremos provocar un efecto antiinflamatorio, mejorando el metabolismo y favoreciendo la absorción del edema. Este es el caso de los esguinces de tobillo tras la fase inflamatoria (tras 72 h de evolución). Se le mandará al paciente baños de contraste de agua fría y caliente, de forma intermitente, para lograr una reabsorción del edema. 

  • En cuanto a los tiempos, nosotros recomendamos la siguiente metodología:

-      1 minuto de agua caliente

-      1 minuto de agua fría

-      2 minutos de agua caliente

-      2 minutos de agua fría

-      3 minutos de agua caliente

-      3 minutos de agua fría


  • Rehabilitación de lesiones con baños de contraste frío-calor

Los baños de contraste son herramientas muy útiles para mejorar la recuperación de fracturas y tras la inmovilización con vendajes o escayolas.